Ben Brode, quien comenzó a trabajar en Blizzard a los 20 años como tester, y quien luego se convertiría en parte del equipo de programación de Hearthstone, para luego escalar al rango de director, abandona Blizzard para crear su propia compañía.

“Después de 15 años en Blizzard y casi 10 trabajando en Hearthstone, tomé la complicada decisión de embarcarme en un nuevo viaje. Fue una oración muy complicada de redactar”. Fue el texto que escribió Brode en su publicación dentro del foro de Blizzard.

Los seguro es que arrancará su propia empresa, y dejó la puerta abierta al desarrollo de videojuegos, pero confirmó que primero deben generar los cimientos para ello, y que no será un camino fácil.

Además, el creativo se mostró muy agradecido con la compañía que lo cobijó durante casi 15 años. “Gracias por convertir el desarrollo de Hearthstone en una experiencia divertida para mí. Lo disfruté mucho”.