El super equipo europeo venció a los favoritos Astralis 3-0 en la final y levantó la copa cortando una racha de 2 finales perdidas en 2018.

IEM Sidney es uno de los torneos más importantes del circuito de CS:GO. Repartió 250.000 dólares y se jugó en el Qudos Bank Arena, en el parque olímpico de Sidney, un estadio para 21.000 espectadores. FaZe se sobrepuso a los otros 15 equipos que participaron del evento y se coronó en Australia.

 

Guardian y compañía ganaron su primer título con RIchard “Xizt” Landström, tras la salida de Olof “Olofmeister” Kajbjer por motivos personales el 1 de abril de este año. Los europeos se llevaron el título tras vencer a los favoritos 3-0 en una final al mejor de 5 extremadamente pareja. Con actuaciones excelentes de Niko y Guardian, quien luego sería coronado como el MVP del evento, lograron marcar la diferencia mínima que los empujó por sobre los daneses.

Comenzaron el torneo de una manera complicada. Tras vencer convincentemente a uno de los locales, ORDER por 16-4, perdieron un BO3 contra otro equipo australiano, Renegades en el overtime del 3er mapa, nuevamente Inferno, por 22-25. Luego perdieron un mapa totalmente inesperado contra Grayhound, el 3er equipo australiano, del cual no se esperaba nada. Desde ahí fue todo para arriba, con victorias sin perder un mapa ante Cloud9 y Fnatic, más tarde Tyloo 2-1 y de ahí a la gran final.

 

Faze logró cortarle una racha a Astralis de 14 mapas ganados consecutivos en LAN para ganar IEM Sidney.  Además de ser un torneo de alto nivel por los jugadores que reune, Sidney es de los mejores torneos para los profesionales ya que los espectadores son de los más activos de la escena y es un espectáculo atractivo tanto para jugadores como espectadores que lo ven por los canales de ESL. Entre otras cosas, por el tradicional “Shoey” que consiste en tomar alcohol directo de un zapato o zapatilla.