Según reportes de Jacob Wolf, las negociaciones con los posibles compradores de los puestos se rumorea que rondan entre los 30 y 60 millones de dólares.

El precio de las plazas de la Overwatch League variará dependiendo la cantidad de jugadores que haya en la región y la población en general. Además dependiendo de la cantidad de interesados en comprar un puesto en la liga el valor subirá o bajará también.

Las 12 franquicias que compitieron en la primera liga de Overwatch compraron su puesto por 20.000.000 de dólares en enero de 2018. El aumento del valor en los puestos para la segunda temporada tiene que ver con que las empresas como Inmortals o Cloud9 que antes valían entre $100 y $140 millones, aumentaron en 4 meses a entre $160 y $200 millones.

En 2017, invertir $20 millones en algo que no existía parecía mucho. Hoy, luego de casi una temporada que fue medianamente exitosa el valor aumentó para inversores que no invirtieron en su momento por inseguridad. En cuanto a ventas, la Overwatch League ganó al rededor de $150 millones en sponsors y contratos de transmisión, según fuentes de ESPN. Entre esos hay uno de $90 millones con Twitch y uno de $17 millones con HP Omen por varios años.

 

 

Entre los actuales dueños de franquicias de la Overwatch League se encuentran los dueño de los Patriots, de los Denver Nuggets y Sterling, Comcast Spectacor. También viejos conocidos de la escena de los esports como Cloud9, Envy, Inmortals, Misfits, NRG Esports y Optic Gaming. Todavía no se sabe de que rubro serán los nuevos dueños de las nuevas 4 o 6 franquicias que ingresarán para la segunda mitad de año.